Nacimiento de la Virgen  
Serie vida de la Virgen, Nacimiento de la Virgen  

Anónimo   
Siglo XVIII   
Oleo sobre tela 136 x 73 cm   
Museos Municipales, La Paz   
  

La pintura mestiza constituye una de las manifestaciones más características del arte hispanoamericano. Escuelas populares de este tipo de pintura se crearon en Cuzco, Potosí, Quito, etc. La pintura mestiza hispanoamericana muestra una visión peculiar del mundo, basándose en una sensibilidad distinta a la Occidental. Es indudable que la temática que aparece en los cuadros es europea y proviene de grabados, sin embargo, esta temática, probablemente escogida de acuerdo a los requerimientos masivos de la sociedad es distinta a la de los siglos XVI y XVII.  
Se busca la parte más ingenua y amable de la creencia cristiana, aquellos temas que expresan la bondad de Dios y la vida de Jesús Niño, las manifestaciones de la vida de María, y la asombrosa taumaturgia de los santos. Donde aparece la aportación indígena y mestiza, que se muestra vigorosa y original, es en el predominio de la línea, ausencia de la perspectiva, transposición a un sólo plano, colorido de tonos intensos y creación de formas idealizadas, en las que existe claro influjo del manierismo. Al parecer, este tipo de pintura necesitaba una forma de realce que marcase la diferencia entre los terrestre y lo celestial y por ello se crea el 'brocateado" que consiste en una superposición  dc decoración  en oro. El resultado de esta pintura es original y muestra un mundo estético muy próximo a la sensibilidad actual. Su encanto radica en el expresionismo ingenuo, en la espontaneidad, en la finura del colorido y en el sobredorado, dando por resultado cuadros que recuerdan lejanamente a la pintura bizantina. La devoción popular en el Virreinato del Perú, al que la Audiencia de Charcas perteneció, llegó a fines del siglo XVII y todo el siglo XVIII a un deseo de adornar Iglesias, capillas y especialmente casas particulares con "las series" que involucraban la vida de Cristo, la vida de la Virgen y las de algunos Santos importantes de la predilección de los fieles y la "letanía lauretana", lo cual produjo un tipo especial de pintura al que se dedicaron maestros de la escuela de La Paz, Potosí, el Lago Titicaca y el Cuzco. La inmensa  producción de alguna de estas escuelas se puede explicar a través de obras que crean gran sorpresa: existen contratos en los archivos notariales por los cuales algunos pintores de estas escuelas se comprometen a pintar “400 cuadros” en el termino de 3 meses . Ello implica talleres muy amplios y una calidad de pintura especial que es la que denominamos "mestiza". Estos obradores artísticos producían series, como la que se presenta en esta exposición, que suelen tener  doce o quince cuadros, que como es obvio son del mismo tamaño y por supuesto del mismo estilo. Juega un papel muy importante en varias de estas series la terminación  de "brocateado en oro". Ello se realiza como decoración superpuesta a los mantos y ropaje de los actores de cada cuadro con figuras decorativas, como ser flores, rosetas, ramas de laureles, palmas, etc., distribuidas simétricamente que no respetan los pliegues de las vestiduras. Es obra que no necesariamente se hace al término  de  la pintura de la serie sino que muchas veces es posterior en 50 u 80 años, aplicada por los “doradores”, profesión especifica que aparece desde el siglo XVII, paralelamente a la pintura y que también trabaja en la escultura .La serie que se presenta consta de 12 cuadros aunque existen otras de 15, se trata de la Vida de la Virgen que implica piezas muy especiales como el "Ultimo Pimpollo del Arbol de Jesé", representación alegórica del nacimiento de la Virgen, proveniente  de sus padres San Joaquín y Santa Ana, que muestran la última descendencia de la promesa que se hizo en el antiguo testamento sobre el nacimiento del futuro Mesías, sobresalen en la serie por su calidad y su ingenua realización:  

“Adoración de los Reyes Magos”, “Matrimonio de la Virgen”, “Huida  a Egipto”, “Nacimiento de la Virgen”.  

JOSE DE MESA – TERESA GISBERT 

atrás